Stock de carns, sinónimo de tradición familiar

Stock de carns es sinónimo de tradición familiar. Antonio Fumanal abre su tiendecita en Barcelona en 1973, hasta que, en 1985 nace Stock de carns, con la misma pasión y la misma ilusión. Por eso, a día de hoy, todavía está la familia Fumanal regentándola. La gran apuesta de la familia por consolidar una empresa donde la innovación, el riguroso control de la calidad de sus productos y la constante formación de sus especialistas, hace que en 1994 se convierta en una de las primeras firmas del sector en obtener la homologación por la C.E.E.

Stock de carns, sinónimo de calidad

Calidad entendida de un modo integral. Desde la selección de las piezas, hasta la entrega a cada cliente. En este sentido, el proceso de trabajo de la empresa se inicia con la selección y compra de materia prima, siempre en mataderos homologados por la C.E.E y procedente de los más importantes productores del país

Todas nuestras canales bovinas y las piezas porcinas llegan directamente de proveedores locales y con una amplia experiencia en el sector. Contamos con aves con certificado Pollastre Rei del Galliner i Pollastre Groc Català. Así mismo disponemos de pato, conejo, pavo y embutidos, entre otros productos.

Stock de carns, es sinónimo de confianza

Desde nuestros inicios siempre hemos elaborado nuestros procesados carnicos en nuestro propio obrador. Hoy en día, seguimos haciéndolo de manera tradicional, a mano y día a día, e intentando innovar constantemente. El constante cambio en los hábitos alimentarios y cada vez más, las intolerancias han hecho que hoy en día trabajemos sin excepción sin gluten, sin lactosa y sin soja.